Primer día de clase, caos en los colegios e institutos

No solo la realización de los cribados masivos encargados por la Junta a empresas cercanas al Partido Popular, que al principio iban a ser tales pero que tras su enorme fracaso de organización dijeron que no, ha sido una muestra del desastre de la gestión de la Junta en estos últimos días.

La vuelta al colegio ha sido otra de las muestras de la falta de trabajo por parte de los responsables de la autonomía de Castilla y León. Hoy no se conocía si muchos alumnos tendrían clase por tener a sus profesores confinados o una parte importante de sus alumnos contagiados. La falta de previsión e información ha reinado en el regreso al colegio.

Los equipos directivos de los colegios e institutos llevaban una semana esperando a que la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León enviara instrucciones para comenzar las clases, teniendo en cuenta que se sabía que un porcentaje de alumnos y otro de profesores no asistirían a clase como resultado del importante aumento de casos de COVID.

No llegaron a mandar ni un papel y hoy todo han sido sorpresas: faltan profesores por estar confinados, llaman padres que sus hijos han dado positivo, etc. Los institutos parecían hoy administrativos del SACYL.

Una vez más, salvarán el problema los profesionales de la educación que siempre sacan las castañas del fuego a la Junta, igual que los profesionales sanitarios.

La Junta parece que está más preocupada por las elecciones que por continuar con la gestión del día a día, y son los ciudadanos quienes pagan las consecuencias de la convocatoria a las urnas de forma irresponsable en plena ola de la pandemia.